Dra.
María José Fernández Jiménez

Cirujano Capilar en Málaga

Currículum

Conoce a la cirujana

La Dra. María José Fernández Jiménez es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA), titulación que obtuvo en el año 1995. Como profesional médico pertenece al Colegio Oficial de Médicos de Málaga, colegiada con el número 7.624. Es especialista en Medicina Familiar y Comunitaria vía MIR, con formación realizada en el Hospital Regional Carlos Haya de Málaga entre 1996 y 1999.

Asimismo, es responsable del programa de Cirugía menor ambulatoria del centro de salud para el que presta servicio desde el 2012, con más de 1.600 intervenciones en este área: exéresis de quistes epidérmicos, quistes triquilemales del cuero cabelludo, lipomas, fibromas, queratosis actínicas, queratosis seborreicas, nevus, exéresis de cuerpos extraños subdérmicos, uñas incarnatas, papilomas, puntos rubíes, angiomas y verrugas.

En su currículum destaca la formación especializada en Trasplante Capilar, en el Colegio Oficial de Médicos de Málaga, y la formación en el Servicio de Dermatología del Hospital Regional de Málaga y en Cirugía Menor en el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Ha prestado servicio como médico de Atención Primaria desde 1999 en el Distrito Sanitario Costa del Sol, Distrito Guadalhorce y Distrito Málaga y como médico de Urgencias, habiendo realizado guardias en el ámbito hospitalario en Hospital Civil de Málaga durante la campaña estival del 2001.

Otros aspectos a resaltar en su formación académica como profesional médico son:

  • Curso de reanimación cardiopulmonar básica y reanimación pulmonar avanzada.
  • Curso de soporte vital y uso de desfibrilador semiautomático.
  • Tutora de estudiantes de Medicina de la Universidad de Málaga.
  • Tutora de médicos internos residentes.

La Clínica

Visita las instalaciones

Contacto

Habla con la cirujana

Precio del injerto de pelo

en Clínica Esbeltia

Injerto capilar 1
UNIDADES FOLICULARES PRECIO
HASTA 1.000 UF 1.900 €
HASTA 2.000 UF 2.895 €
HASTA 2.500 UF 3.595 €
HASTA 3.000 UF 3.990 €

Precio del injerto de pelo: factores que influyen

El precio del injerto de pelo en Málaga dependerá en muy buena medida del número de zonas a tratar y de lo avanzada que se encuentre la alopecia. Los cirujanos capilares dividen la cabeza por zonas: frontal, entradas, parte superior, coronilla, etc. No es igual una alopecia incipiente que se muestra en la zona de las entradas que una alopecia avanzada que deje al descubierto, además, la parte superior de la cabeza y la coronilla. Cuanto más grande sea la zona a cubrir, mayor será el precio del injerto capilar o trasplante de pelo.

El cirujano capilar examinará cada caso y valorará, en función de parámetros como la edad, el estado del cabello, los antecedentes familiares, etc., cuál es la situación del paciente en ese momento y cuál podría ser la evolución de su alopecia en los próximos años, para así prever su desarrollo y optar por la mejor opción. 

Número de unidades foliculares a trasplantar

Muy relacionado con el punto anterior está la cuestión del número de unidades foliculares necesarias para el injerto de pelo. Cuanto mayor sea ese número, más elevado será el precio del injerto capilar. No es lo mismo realizar un injerto de pelo de una zona pequeña con 300 folículos que hacerlo de un área extensa con 5.000 o más. Hay que señalar que no es lo mismo hablar de unidades foliculares que de cabellos, ya que en cada unidad folicular puede haber dos, tres y hasta cuatro cabellos.

Por lo tanto, cuando hable con su cirujano capilar asegúrese de aclarar este tema: no es igual un trasplante de 3.000 unidades foliculares que de 3.000 cabellos, y, por tanto, el precio no debe ser el mismo, ya que, como hemos dicho, de un solo folículo pueden salir hasta cuatro cabellos, aunque la media esté entre 2,2 y 2,5 pelos por unidad folicular. 

Número de sesiones necesarias

También va a influir en el precio del injerto de pelo el factor del número de sesiones que van a ser necesarias para realizar el trasplante capilar. Dependiendo del número de folículos a trasplantar, la técnica que se utilice, la dificultad de extracción, etc., así variarán las sesiones que se requieran.

Podemos afirmar en términos muy generales que si hablamos, por ejemplo, de un trasplante capilar de 1.500 folículos sería necesaria una sola sesión; sin embargo, si nos referimos a injertos de pelo más extensos de 6.000 o más unidades foliculares, la intervención se tendría que hacer en más de una sesión o una megasesión y, por tanto, el precio del trasplante de pelo aumentaría.

Densidad de folículos

El número de unidades foliculares trasplantadas por centímetro cuadrado también es un tema importante. Dependiendo de factores tales como la fase de la alopecia en que se encuentre el paciente, la zona en concreto que se esté tratando, la disponibilidad de unidades foliculares que tenga la persona, el aspecto final que se quiera tener, etc., se puede realizar un trasplante capilar con mayor o menor densidad y este hecho también va a influir en el precio del injerto de pelo en Málaga

En determinadas zonas y circunstancias, una densidad de 20 unidades foliculares por centímetro cuadrado será una solución aceptable y válida. Sin embargo, si la pretensión es dar el aspecto de una zona muy poblada, probablemente habría que llegar hasta los 40 o 45 unidades foliculares por centímetro cuadrado para conseguir dicho aspecto. Hable con su cirujano capilar sobre este tema y déjese aconsejar por su experiencia: él le dirá qué solución es la mejor en su caso en concreto.

Tipo de injerto de pelo a realizar

El precio del trasplante de pelo no sólo depende de la cantidad de folículos. También va a ser importante para determinar el coste el tipo de injerto de pelo que se va a realizar. Como ya hemos hablado en otros artículos, los trasplantes capilares no sólo se realizan en la cabeza, sino que también pueden tener lugar en otras partes del cuerpo.

Así, por ejemplo, y dada su mayor complejidad, el coste por unidad folicular en un injerto en una ceja es mayor que el que se realiza en otras partes de la cabeza. De la misma manera, el que se practica con la finalidad de disimular una cicatriz también tiene mayor complejidad y, por lo tanto, su precio es mayor. En este sentido, el mejor consejo es que consulte directamente con su cirujano capilar que, tras examinar su caso, será el que determine con exactitud la cantidad que puede importar el injerto capilar en estos casos especiales.

Técnica del trasplante capilar

Ya hemos hablado de las diferencias que existen entre la técnica FUE y la técnica FUSS o de la tira. Esas diferencias no se manifiestan tan solo en el procedimiento sino que también tienen repercusión en el precio del injerto de pelo. Por regla general, el precio del injerto capilar o trasplante de pelo, por unidad folicular, será algo mayor si la técnica utilizada es la FUE que si se usa la técnica FUSS o de la tira, en la que la extracción de los folículos se realiza de una manera más rápida a diferencia de la FUE en la que éstos se extraen uno a uno. 

Características individuales del paciente

Además de todo lo dicho, existe una serie de particularidades propias de cada paciente que pueden disminuir o incrementar la dificultad del trasplante y, por ende, variar el tiempo necesario para la realización del injerto de pelo. A mayor dificultad, mayor tiempo hay que emplear en el trasplante y mayor será el precio del injerto capilar en Málaga.

Estas características del cabello del paciente que hay que valorar son el tipo de cabello, el calibre del pelo, el color del mismo, etc. No entraña la misma complejidad el trasplante de un pelo rizado que el de uno liso o el de un cabello fino que el de uno grueso. Su cirujano capilar después de examinar su caso será el que le informe de todas estas cuestiones con todo detalle.

Costes que cubre el precio del injerto de pelo

Bajo el concepto de precio del microinjerto capilar se engloban una serie de apartados que vamos a señalar. Sí es preciso advertir de que esta información lo es a título general, y que será en las conversaciones con su médico especialista en la consulta cuando éste le concrete qué conceptos se incluyen en el precio del trasplante.

Honorarios del cirujano capilar

El profesional que se realice el implante debe tener la cualificación y experiencia necesaria en trasplante capilar.

Personal de enfermería

Por regla general, el cirujano capilar no realiza la intervención solo, sino que se rodea de un equipo de asistentes y personal de enfermería que le ayudarán en su labor. Los cometidos de estas personas son muy variados y van desde la selección de las unidades foliculares a implantar (con la ayuda de un microscopio estereoscópico), preparación del tejido cutáneo donde se va a realizar el trasplante realizando los pequeños orificios en donde se colocarán los folículos, etc.

Anestesia local

El injerto de pelo se realiza bajo anestesia local a la que puede acompañar una sedación suave para que el paciente esté relajado durante todo el proceso. Es una cirugía mínimamente invasiva, indolora y de carácter ambulatorio por lo que no es necesaria la hospitalización en la clínica y al término de la sesión el paciente puede volver a su casa. Pero el hecho de que no sea necesaria la anestesia general no implica que no se deban tomar las medidas pertinentes y se compruebe, antes de la operación, que el paciente está en perfectas condiciones para que se le suministre cualquier tipo de anestesia. Para ello el anestesista o el cirujano capilar pueden solicitar una serie de pruebas preoperatorias como una analítica de coagulación, un electrocardiograma, etc. 

Gastos de quirófano y material utilizado

Como hemos dicho anteriormente, cada sesión puede durar entre tres y seis horas por término medio, aunque dependiendo del caso en concreto se pueden prolongar por más horas e, incluso, ser necesarias más sesiones. Esto repercute lógicamente en el tiempo de utilización del quirófano y, por tanto, en el precio. Además, también cubre el uso del instrumental necesario que puede ir desde las agujas y jeringuillas hasta el microscopio estereoscópico necesario para el implante.

Revisiones postoperatorias

El cirujano capilar informará al paciente sobre las sucesivas revisiones a las que tendrá que acudir, para que este pueda comprobar que el injerto capilar en Málaga se ha realizado con éxito y que todo el proceso ha evolucionado adecuadamente. 

Cicatrices tras un injerto capilar

Injerto capilar 2

¿Quedan cicatrices después de un trasplante capilar? Ésta es una de las preguntas más frecuentes de los pacientes cuando acuden a su primera consulta médica. La respuesta dependerá sobre todo de la técnica capilar con la que se lleve a cabo el trasplante.

Cicatrices con la técnica FUE

Con la Técnica Folicular Unit Extraction (FUE por sus siglas en inglés) no quedan cicatrices debido a que no se realizan incisiones de gran tamaño que puedan resultar visibles ni tampoco se realizan puntos de sutura ya que se utiliza un instrumento quirúrgico especial llamado sacabocado microscópico (normalmente de unos 0,8 mm de diámetro) que puede ser manual o automático. En la práctica lo que deja son unas cicatrices microscópicas que no son visibles al ojo humano.

En la técnica de FUE las incisiones son realizadas con este material cilíndrico milimétrico de menos de 1 mm -al que ya hemos hecho referencia-, dejando sólo unos micro puntos milimétricos blanquecinos de menos de 0,5 mm de diámetro en las zonas donde se extraen las unidades foliculares. Esas cicatrices son prácticamente invisibles y de color blanquecino, lo que permite que el paciente pueda llevar un pelo bastante corto.

Las cicatrices tras el injerto capilar en Málaga, en las áreas del trasplante de cabello son tan pequeñas que son virtualmente indetectables. Además, cualquier cicatriz en la zona donante será cubierta por el pelo existente. Los centros especializados en implantes capilares cuentan con médicos muy cualificados que logran unos resultados de una apariencia muy natural. Además la tecnología instrumental que se utiliza actualmente logra que la restauración o repoblación de la zona frontal de la cabeza sea indetectable.

Los antiguos implantes que tenían un aspecto antinatural llamados de pelo de muñeca se realizaban con técnicas ya obsoletas que, gracias al avance de la Medicina, han sido superadas. Hoy se utilizan otro tipo de técnicas capilares mucho más avanzadas y con resultados muy naturales que permiten, incluso, el trasplante capilar en otras partes del cuerpo.

Cuidados de las cicatrices tras el injerto capilar en Málaga

Las primeras horas tras la intervención

Los injertos de pelo son muy delicados, sobre todo en las primeras horas y días después de la intervención y necesitan de cuidados y un tiempo de reposo. Es sumamente necesario que se produzca correctamente el proceso local de cicatrización para evitar que ocurra una caída o desprendimiento.

Cada uno de los implantes de cabello evolucionará como una pequeña herida: primero se formará una mínima costra que, al pasar los días, se irá secando y después oscureciendo hasta que finalmente se desprenda por sí misma. Es muy normal que se caiga la pequeña costra junto con el cabello que se ha implantado. No debe causar ninguna alarma ya que ese proceso es completamente normal. En ese momento se considera finalizado el proceso de cicatrización y el cuero cabelludo de la zona trasplantada recuperará el aspecto anterior a la cirugía y el cabello comenzará su proceso de crecimiento.

Normalmente, este proceso suele durar de 7 a 15 días, con una media de unos 10 días ya que todo dependerá de la velocidad de cicatrización de cada paciente y de la cantidad de unidades foliculares que se hayan trasplantado. Es vital que se cumplan todas las indicaciones del cirujano lo que ayudará a una evolución satisfactoria de los injertos capilares, que pueden tener muchos candidatos, tanto hombres como mujeres, víctimas de la alopecia por diversos motivos (genética, alimentación, estrés…).

Cuidados necesarios tras el injerto de pelo

El día después de haber recibido el tratamiento de injerto capilar se debe aplicar, cada tres a cuatro horas, un suero fisiológico en spray en la zona donde estén colocados los injertos de pelo.

Por ningún motivo se debe manipular, frotar y mucho menos rascar o tocar la zona implantada ya que esa acción puede provocar el arrancamiento de algunos implantes de cabello. Si después de 12 días todavía permanecen las costras, se deben frotar ligeramente con la yema de los dedos y durante el lavado del cabello hay que hacer un masaje circular para que se desprendan.

Si pasado un mes todavía hay pelos de los que se implantaron será necesario que se extraigan con un pinza porque pueden provocar una inflamación no deseada.

Lavado de la cabeza después del trasplante capilar

El paciente no podrá lavarse la cabeza durante los tres primeros días después del implante de pelo. A partir del cuarto día, deberá lavarse el pelo una vez al día con el gel o crema que le recomiende su médico. No se debe utilizar el teléfono de la ducha a menos que sea de presión regulable y se seleccione al mínimo. Pero lo más indicado es mezclar agua y jabón en un recipiente grande y aplicarla con cuidado con cuidado, sin rascar ni frotar, con pequeños toques sobre la zona implantada. Para lavar, utilice el mismo método solo con agua.

También a partir del cuarto día, se puede aplicar tres veces al día el spray regenerador durante los siguientes 15 días y dos veces al día los 15 siguientes, tanto en la zona donante como en la zona receptora.

Se pueden utilizar secadores de pelo, utilizando aire tibio y no se debe frotar nunca con una toalla para secar la zona intervenida. Cada vez que se lave la cabeza hay que aprovechar para enjabonar bien la zona de la cicatriz.

Precauciones durante los primeros 15 días

Durante los cuatro primeros días no se debe inclinar la cabeza hacia delante ya que en caso de hacerlo es bastante probable que pueda aparecer un edema facial. Se deben evitar los movimientos bruscos y al dormir debe hacerse hacia arriba. En caso de que se produzca un edema, desaparecerá en un periodo de tiempo de 24 a 48 horas y no tiene trascendencia alguna desde el punto de vista médico. Si aparece hay que procurar pasar el máximo de tiempo posible estirado boca arriba.

Para conseguir una buena cicatrización deben evitarse los ejercicios físicos bruscos o intensos lo que implica aplazar la práctica de la mayoría de los deportes, así como otras actividades físicas como cargar grandes pesos, recorrer largas distancias a pie, etc.

Lo que sí puede hacer el paciente es una actividad física diaria como pasear, trabajar, siempre y cuando ese trabajo no implique esfuerzos físicos.

En estos primeros días debe evitarse sumergir la cabeza en agua o bañarse en playas o piscinas.

También se debe evitar es tomar el sol. Si por algún motivo se estima que pueden pasar horas bajo el sol directo es preferible que permanecer en la sombra o que cubrir la cabeza con un sombrero o una gorra.

Tampoco se recomiendan las siguientes actividades que pueden elevar la sudoración del cuero cabelludo y ensuciarlo excesivamente:

  • Acudir a cabinas de bronceado con rayos UVA.
  • Asistir a aglomeraciones en conciertos, bares o manifestaciones.
  • Permanecer mucho tiempo en ambientes calurosos.

Durante este tiempo de recuperación no deben tomarse medicamentos como aspirina u otros que contengan ácido acetil-salicílico ya que son fármacos que pueden favorecer las hemorragias porque son anticoagulantes. Si un paciente necesita tratamiento analgésico, deberá ingerir el que el médico le haya prescrito. Hay que evitar el consumo de alcohol y tabaco, ya que pueden retardar el proceso de cicatrización de los implantes.

A la hora de dormir, deberá adoptar la posición que indique el cirujano. En general, la mejor posición para descansar es semisentado con la cabeza estirada y con la cicatriz posterior apoyada en la almohada. No obstante, eso puede variar dependiendo de la zona donde se hayan realizado los implantes.

Cuidados del pelo injertado

Injerto capilar 3

Como todo tratamiento quirúrgico tras un injerto capilar también son necesarios unos sencillos cuidados de pelo injertado postoperatorios que hay que cumplir rigurosamente. Cada vez son más las personas que deciden acabar con la caída del pelo, un problema que afecta no solo a hombres sino que preocupa también a muchas mujeres, que recurren a esta solución definitiva para la calvicie.

Si se siguen las instrucciones del médico o cirujano capilar el paciente logrará unos excelentes resultados estéticos y un aspecto totalmente natural con esta cirugía.

Hay que tener en cuenta que los cuidados que se especifican a continuación tienen que ser respaldados por el criterio de un especialista, y que no se refieren a la manera de proceder cuando se siguen otros tratamientos capilares como la bioestimulación o el láser capilar, u otros métodos más incipientes como la utilización de plasma rico en plaquetas para evitar la caída del pelo, o la aplicación de células madre.

Cómo cuidar el pelo injertado en el postoperatorio

Los cuidados del pelo injertado dependerán de más de un factor, como el tipo de pelo o el número de unidades foliculares que se hayan trasplantado, pero fundamentalmente el cirujano aconsejará un trato u otro en función de la técnica que se haya empleado para llevar a cabo el injerto capilar. Así, se suelen dar indicaciones para favorecer la cicatrización, para evitar algunos riesgos, como la inflamación de la zona donante o para incentivar el crecimiento del pelo injertado.

Cuidados del pelo injertado cuando se ha realizado la técnica FUE

Con esta técnica FUE se extraen los folículos pilosos de uno en uno y son muy delicados, sobre todo en las primeras horas después del injerto. Es completamente normal que en el área receptora se produzca un proceso local de cicatrización para evitar su caída por lo que es muy importante tener unos cuidados especiales con esta área para evitar cualquier tipo de infección.

El día siguiente a la intervención con la técnica FUE, debe aplicarse cada tres o cuatro horas un suero fisiológico en spray en la zona donde fueron colocados los folículos pilosos.

Por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia se puede manipular, rascar, frotar o tocar el área del implante ya que esas acciones pueden provocar la caída de algunos implantes de cabello.

En la zona receptora es completamente normal la formación de costras que se caerán solas y no deben tocarse. Pero si pasados 12 días todavía siguen esas costras, se deberán frotar ligeramente con la yema de los dedos mientras se lava la cabeza, realizando un masaje circular para que se caigan.

Los pelos injertados se caerán como consecuencia del traumatismo sufrido durante la intervención para volver a crecer con total normalidad. Pero si pasado un mes todavía se conservan esos pelos injertados se recomienda extraerlos porque pueden provocar una inflamación.

Cómo lavar la cabeza con el pelo injertado

Cuando el paciente se ha sometido a la técnica de FUE, a diferencia de la FUSS, el paciente no podrá lavarse la cabeza durante los primeros tres días después de la cirugía. Pasado ese tiempo debe lavarse el pelo una vez al día con agua y jabón o con alguna crema recomendada por el médico.

Es preferible evitar el teléfono de la ducha salvo que se pueda regular la presión al mínimo, ya que lo adecuado es mezclar agua y jabón y aplicarla con cuidado, sin frotar ni rascar, sobre la región implantada.

Cada vez que se lave la cabeza se debe aprovechar para enjabonar bien la zona de la cicatriz. A partir del cuarto día, deberá aplicar un spray regenerador tres veces al día durante 15 días después del implante y dos veces al día durante 15 días más tanto en la zona receptora como en la donante.

También puede usar secadores de pelo pero con aire no demasiado caliente y no se debe frotar con una toalla para secar la zona intervenida.

Más cuidados tras el injerto capilar en Málaga

Durante los primeros 15 días se deben evitar los ejercicios físicos intensos o bruscos, lo que significa que se descartan la mayor parte de deportes y las actividades físicas como cargar grandes pesos, recorrer largar distancias a pie, etc.. En definitiva se prohíben todas aquellas actividades que provoquen la sudoración sudor en la cabeza. Este aspecto deberá ser tenido en cuenta a la hora de volver al trabajo tras el injerto de pelo.

Evitar el sol, la playa y piscinas

También se deberá evitar sumergir la cabeza en agua en los primeros 15 días por lo que el paciente no debe bañarse en la playa o en las piscinas. Tampoco se debe tomar el sol. En caso de que se deba tomar el sol en algún momento se recomienda usar una gorra o sombrero en la cabeza o permanecer a la sombra.

Se prohíben expresamente las cabinas de bronceado con rayos UVA. El paciente tampoco debe acudir a lugares con aglomeraciones o ambientes excesivamente calurosos, ya que estos espacios elevan la sudoración de la cabeza y ensucian excesivamente el cuero cabelludo.

Se recomienda no consumir alcohol ni tabaco ya que son factores que pueden alargar o afectar a la cicatrización de los implantes de pelo.

No se debe tomar aspirina ni otros medicamentos que contengan ácido acetil-salicílico ya que tienen efectos anticoagulantes y pueden generar una pequeña hemorragia en la zona intervenida.

La mejor posición para dormir es semisentado con la cabeza erguida y con la cicatriz posterior apoyada sobre la almohada. Durante los cuatro primeros días se debe evitar la inclinación de la cabeza hacia delante ya que puede provocar un edema facial.

¿Se puede teñir el pelo, hacer moños, cogerlos, ir a nadar, etc., después de un trasplante de cabello?

Durante los primeros dos meses se recomienda no aplicar productos químicos en la cabeza ni en los pelos injertados. Pasado ese plazo el paciente puede reanudar su rutina normal del cuidado de cabello pero es necesario advertir que el uso constante de productos químicos en el cabello, así como la tracción ejercida por cepillados frecuentes y algunos tocados pueden llegar a dañar el cabello implantado.

No obstante, en ningún caso el pelo injertado se verá afectado por la alopecia ni existe riesgo de rechazo del implante, ya que coinciden donante y receptor. Si el paciente observa que la caída del pelo persiste, esta puede deberse a que la alopecia genética continúa destruyendo los folículos pilosos anteriores, pero no significa que el pelo implantado se esté perdiendo. También puede suceder que el pelo de la persona se vera afectado por un episodio de estrés o por una alimentación deficiente.

De cualquier forma, estas y otras preguntas frecuentes sobre la caída del pelo y los trasplantes serán resueltas por un especialista en su consulta.

Ventajas e inconvenientes de la técnica FUE de injerto capilar

Injerto capilar 4

Antes de analizar el injerto capilar con la técnica FUE es importante explicar un poco la estructura del cuero cabelludo, cómo se dividen sus zonas y cómo funciona ya que son datos que ayudarán a comprender un poco mejor esta técnica.

Para un injerto capilar en Málaga existen dos zonas fundamentales en el cuero cabelludo: la zona donante o área permanente que se encuentra situada, por regla general, en la parte posterior (occipital) y lateral de la cabeza, y la zona receptora o área de caída que se localiza en la región superior, coronilla y en la parte superior de la frente, aunque también pueden ser áreas receptoras otras zonas, como cejas o barba.

En el injerto capilar con técnica FUE se extraen unidades foliculares del área donante para repoblar aquellas las zonas receptoras donde ya no existen folículos pilosos y ha aparecido la calvicie o alopecia consiguiendo así un resultado permanente sin necesidad de ningún tratamiento posterior. El cuero cabelludo está formado por unidades foliculares que integran grupos de 1,2,3, y en algunos casos hasta 4 pelos por cada unidad folicular.

Y si en un principio el elevado coste económico de esta técnica podía suponer un obstáculo para muchas personas, con el avance en el instrumental quirúrgico utilizado y en los métodos aplicados y, sobre todo, gracias a la especialización de cirujanos capilares y sus equipos, hoy día es posible someterse a un injerto capilar con técnica FUE con un coste mucho menor.

Clases de técnicas de injerto capilar

Hasta la fecha, existen dos técnicas de injerto capilar que son las más utilizadas:

  1. La Follicular Unit Extraction (FUE) o extracción folicular única o trasplante de pelo uno a uno.
  2. La Follicular Unit Strip Surgery (FUSS) o cirugía de la tira para unidades foliculares o técnica de la tira.

Ambas técnicas tienen una gran efectividad en sus resultados a la hora de repoblar las zonas con calvicie. La elección entre una y otra dependerá de la cantidad de cabello que se quiera injertar, de las unidades foliculares necesarias, de las expectativas del paciente y del tiempo de recuperación que se tenga disponible.

Con ambas técnicas se mantienen los folículos en condiciones óptimas desde su extracción hasta su posterior injerto gracias al instrumental de alta tecnología que se utiliza y a la experiencia del equipo médico que lleva a cabo este tipo de tratamientos; por ello es muy importante elegir bien un buen cirujano capilar.

En las últimas dos décadas pero sobre todo en los últimos ocho años los tratamientos de implante capilar están ofreciendo unos resultados espectaculares gracias a los cuales cada día son más personas las que optan por someterse a un injerto capilar para solucionar su problema. Hace años no era una opción tan frecuente porque las técnicas utilizadas no lograban unos resultados tan naturales como las actuales.

Técnica FUE uno por uno (Follicular Unit Extraction)

La principal característica de esta técnica es que la extracción de los folículos pilosos o unidades foliculares formadas por 1, 2, 3 o 4 pelos cada una se realiza de manera individual desde la zona donante con lo que logra evitar la cicatriz lineal que deja la técnica de la tira.

Otro importante beneficio es que permite la incorporación inmediata del paciente a su trabajo ya que se trata de una cirugía de mínima invasión y que se realiza siempre de forma ambulatoria, con anestesia local, por lo que es una intervención indolora.

El pelo se extrae de la zona donante alternando su frecuencia para conseguir que sea imperceptible dicha extracción con un simple corte de pelo convencional. En el injerto de pelo con la Técnica FUE, la extracción se hace con un instrumental microscópico inferior a 1 milímetro. Se trata de una técnica que permite extraer un número exacto de folículos por lo que es la más idónea para tratamientos singulares que no requieran grandes cantidades de pelo.

La repoblación de la zona receptora o área a corregir se realiza con un instrumental de gran precisión que permite recolocar todos los folículos de forma rápida, sin daño alguno al bulbo piloso y con el ángulo perfecto, logrando así un resultado natural imperceptible a simple vista.

El injerto o colocación de los folículos pilosos en la zona receptora se realiza de la misma manera en las dos técnicas descritas cuya principal diferencia radica en la extracción de los folículos.

Esta cirugía también está indicada como complemento para los pacientes que ya se hayan realizado un injerto con la técnica de tira y que desean o necesitan más folículos para terminar de corregir las áreas con alopecia o para disimular la cicatriz del área donante si desean llevar un pelo muy corto, o para corregir un trasplante anterior.

El tratamiento se realiza con anestesia local, y si el paciente lo necesita con se le aplica una sedación muy leve. Es una intervención que no produce dolor alguno durante la cirugía ni en el postoperatorio. Sólo requiere de unos cuidados mínimos que el paciente puede cumplir fácilmente en su casa. Tiene carácter ambulatorio y no requiere de hospitalización por lo que el paciente puede salir el mismo día de la clínica.

Las principales ventajas del injerto capilar con la técnica FUE son:

  • Nunca se producen problemas de rechazo inmunológico ya que se obtiene el pelo del mismo paciente.
  • A partir del sexto mes, el pelo injertado crece constantemente.
  • Requiere un solo día de intervención: el tratamiento puede durar de 8 a 12 horas para extraer hasta 2.000 unidades foliculares. La cantidad a extraer dependerá del número de que necesita cada paciente en su área receptora. Si se necesita injertar más unidades foliculares pueden ser necesarias más sesiones o una megasesión capilar.
  • El pelo injertado no necesita un tratamiento diferente ya que es el mismo pelo del paciente sólo que reubicado en otra parte de su cabeza.
  • El resultado es totalmente natural y no queda rastro alguno del tratamiento quirúrgico.
  • Es una técnica quirúrgica totalmente comprobada y con gran eficacia en miles de pacientes en todo el mundo.

¿Cuál es el primer paso para un futuro paciente?

El primer paso es elegir un cirujano capilar que tenga una amplia experiencia con esta técnica y comprobar si el centro donde va a realizar la intervención tiene la infraestructura médica necesaria. El paciente deberá concertar una cita con el cirujano para una primera evaluación médica, en la cual se estudiará su caso individual y las posibles causas (androgenéticas, estrés, alimentación, etc.) y se preparará un tratamiento quirúrgico adaptado a su caso. Se comprobará si es un buen candidato al injerto de pelo y si está en un buen momento para el trasplante capilar.

Ventajas del injerto capilar con la técnica FUE

La principal ventaja del injerto de pelo con la técnica FUE en relación con la técnica de la tira es la forma o manera de extraer las unidades foliculares para su injerto en las zonas alopécicas o receptoras. Los folículos con la técnica FUE se obtienen uno a uno con instrumentos quirúrgicos inferiores a 1 milímetro de diámetro.

Este tipo de instrumentos quirúrgicos no dejan cicatrices visibles y permiten al paciente llevar el pelo corto desde el primer día, algo que no sucede con la técnica de la tira, donde si aparece una cicatriz visible que deberá ocultarse con un pelo más largo. Por otra parte, tampoco es necesario aplicar puntos ni utilizar vendajes por lo que el periodo de recuperación es más seguro, con menos riesgos, con una rápida recuperación y no es doloroso.

Estas son cada una de las ventajas que a continuación se detallarán:

  • No deja cicatriz.
  • Recuperación más corta.
  • Mejor control de la colocación de las unidades.
  • Posibilidad de varias intervenciones.
  • No hay pérdida de sensibilidad en la zona.
  • No se produce ningún daño folicular.
  • No es una cirugía invasiva.

No deja cicatriz

Para muchos pacientes es la principal y más importante ventaja de esta técnica, ya que permite llevar el pelo muy corto sin que se note que la persona ha pasado por el quirófano para realizar el injerto. El microinjerto capilar con la técnica FUE no deja ninguna cicatriz visible porque no precisa de una incisión grande ni puntos de suturas.

Sólo produce cientos de cicatrices microscópicas invisibles al ojo humano, una por cada extracción de la zona donante. Mientras que con la técnica de la tira después de extraer la tira de piel de la zona occipital de la cabeza son necesarios puntos para cerrar la herida. La fuerza o tracción que esta herida ejerce sobre la piel en la que está situada es un gran inconveniente para conseguir una cicatriz indetectable.

La recuperación es más corta

El periodo de recuperación con la técnica FUE es mucho más rápido e indoloro ya que se puede hacer una vida normal casi de inmediato. Al no tratarse de una técnica invasiva, el paciente puede reanudar su trabajo o realizar actividades físicas relativamente rápido.

Mejor control de las Unidades Foliculares Extraídas

Al hacerse la extracción de las unidades foliculares una a una tanto el cirujano como el paciente pueden decidir exactamente el número que desean implantar. Y esto puede repercutir directamente en la economía del paciente ya que puede llevar un control más exacto del dinero que va a gastar.

Con la técnica de la tira sólo se puede hacer un cálculo aproximado de las unidades foliculares que se van a obtener para injertarlas. Sólo una vez extraídas las unidades foliculares de la tira se podrá conocer su número y si es más elevado del previsto en un principio puede que algunos centros aumenten el precio del tratamiento.

Posibilidad de varias intervenciones

Al no efectuarse ningún tipo de incisión o corte ni dejar ningún tipo de cicatriz visible permite la posibilidad de extraer nuevos folículos al paciente sin la necesidad de dejar transcurrir un periodo de reposo entre cada cirugía.

No existe pérdida de la sensibilidad nerviosa

Con la técnica FUE no existe pérdida alguna de sensibilidad en la zona donante ya que no se realiza corte o incisión alguna lo que supone una gran ventaja sobre la otra técnica.

No se produce ningún daño folicular

Con la técnica FUE se extraen los folículos uno a uno con unos instrumentos de tamaño microscópico que no dañan al folículo y lo extraen limpiamente. Sin embargo, en la técnica de la tira puede ocurrir que casi el 30% de las unidades foliculares del área donante puedan verse dañadas por el bisturí en el momento de la extracción e incluso durante la disección microscópica realizada por las enfermeras o auxiliares.

No es una cirugía invasiva

El microinjerto capilar con Técnica FUE no es una cirugía invasiva ya que no realiza ningún corte o incisión de tamaño relevante. Por el contrario, la técnica de la tira es considerada quirúrgicamente como cirugía mayor por lo que se recomienda que el médico que la realice sea cirujano y no un dermatólogo o médico general.

Inconvenientes de la técnica FUE

La cirugía es más larga

Como la extracción de folículos se realiza uno a uno es un tratamiento laborioso y que requiere de más tiempo que la técnica de la tira.

No es recomendable para calvicies muy avanzadas

Muchos expertos recomendaban no utilizar esta técnica en las alopecias que necesitaban más de 3.500 unidades foliculares. No obstante, con los importantes avances, tanto en las técnicas quirúrgicas como en el instrumental utilizado, este número de unidades foliculares puede ser ampliamente superado sin ningún problema.

Puede ser necesario cortarse el pelo antes de la intervención

A criterio del cirujano capilar, puede ser necesario cortarse el pelo antes del injerto de pelo en Málaga, al menos en las zonas de las que se van a extraer las unidades foliculares.

La anestesia en el injerto capilar

Injerto capilar 5

Un injerto capilar en Málaga consiste en una redistribución sistemática y artística de los folículos pilosos, a través de la introducción de pequeños injertos de cuero cabelludo que contienen las llamadas unidades foliculares, siendo, actualmente, el único procedimiento que ofrece garantías para hacer frente a la calvicie. Dicho esto, cabe señalar que el trasplante de pelo es una técnica quirúrgica, lo que quiere decir que el paciente tendrá que pasar por una cirugía, aunque esta es mínimamente invasiva, de carácter ambulatorio e indolora. Una de las preguntas que más se plantean quienes están pensando hacerse un trasplante de pelo es cuál es la anestesia en el injerto capilar.

En este punto, hay que subrayar que, tanto la técnica FUE como la FUSS, los dos procedimientos que se emplean habitualmente para extraer las unidades foliculares necesarias de una zona del cuero cabelludo poblada, como la nuca, para después trasladarlos a la alopécica, se realizan mediante anestesia local. Como es una cirugía mínimamente invasiva no es necesario que el paciente esté totalmente dormido durante la operación, por lo que no se utiliza anestesia general.

¿Qué tipo de anestesia se utiliza en el injerto capilar?

En algunos casos, cuando el cirujano lo estime conveniente, se podrá aplicar adicionalmente una suave sedación, para conseguir una total relajación y ausencia de ansiedad en el paciente, lo que llevará a evitar cualquier tipo de molestias. Además, al ser en ocasiones procesos largos o megasesiones (de incluso ocho o 12 horas dependiendo de la extensión del área que se desea repoblar), la sedación ayuda al paciente a entrar en un estado de sueño y olvido del tiempo, con lo que su percepción será que la intervención ha sido más corta o no lo recordará con exactitud.

En el trascurso de la cirugía, la persona que está siendo intervenida únicamente puede notar algo de opresión y tirantez en el cuero cabelludo, pero no llegará a sentir dolor, o si este se produce, será casi imperceptible.

Además, dado que la anestesia que se utiliza es local, el injerto capilar siempre tendrá un carácter ambulatorio. Esto quiere decir que una vez que haya finalizado y se haya recuperado de la anestesia, el paciente podrá regresar a su casa, a las pocas horas de la cirugía, por lo que en ningún caso será necesario quedarse ingresado en la clínica.

Pruebas preoperatorias

En cualquier caso, como en cualquier otro procedimiento quirúrgico, previo a la cirugía el médico deberá comprobar que el paciente es un buen candidato y está en óptimas condiciones para recibir la anestesia. Para ello, días antes de someterse al tratamiento de injerto capilar, deberá acudir a consulta con el anestesista para que este valore su historial médico, le haga un electrocardiograma y le aconseje sobre el tipo de anestesia más adecuada para su caso.

El día de la intervención de injerto capilar, en primer lugar el equipo de enfermería prepara al paciente y, a continuación, acude el anestesista para administrar un tranquilizante suave para ayudar a reducirle la ansiedad o nerviosismo, evitarle molestias, así como prevenir cualquier efecto adverso causado por la anestesia local. A continuación en las áreas donantes y receptoras se aplica anestesia local con el fin de evitar la sensación de dolor y escozor, y para contribuir a prevenir el edema (inflamación) severo en el periodo postoperatorio.

Es importante indicar que el paciente puede estar tranquilo en todo lo relacionado con la aplicación de anestesia local, ya que durante todo el tratamiento el anestesista estará presente en el quirófano, para verificar que la anestesia está cumpliendo su función, es decir, que no se produce ningún dolor y que el paciente se encuentra en perfecto estado de salud. Así, hay que precisar que en aquellos casos en que aparezca algún tipo de molestias fuertes, se procederá a administrar más anestesia.

Después de la cirugía de injerto capilar

Con respecto al postoperatorio de un injerto capilar, éste es bastante sencillo y carente casi de complicaciones. Como se ha explicado en párrafos anteriores de este artículo, una vez concluida la cirugía, el paciente deberá permanecer unas horas en la clínica para guardar reposo y recuperarse de los efectos de la anestesia local y de la sedación. Pasado el tiempo indicado, podrá irse a su casa. En los días siguientes, se recomienda descansar hasta que la incisión se cure de forma adecuada, así como evitar todas aquellas actividades que puedan provocar una inflamación y/o sangrado de la zona intervenida.

Por otro lado, aunque estos son poco frecuentes, sí hay que hacer referencia a una serie de efectos secundarios del injerto de pelo en Málaga que pueden producirse como consecuencia de la anestesia local y de la propia cirugía que, aunque sea poco invasiva y de carácter ambulatorio, no deja de ser una intervención quirúrgica que siempre implica riesgos.

Los efectos adversos más comunes son los edemas faciales, inflamaciones leves en la frente o el entrecejo, que ocurren en un 5% de los casos aproximadamente y que son ocasionados por la anestesia local. Por lo general, suelen desaparecer solos pasadas unas 48 horas, sin necesidad de aplicar ningún medicamento y sin dejar secuelas en el paciente. En estas situaciones, para contribuir a minimizar la inflamación, se puede recomendar al paciente aplicar frío localmente o masajear la zona desde la parte hinchada hacia los lados.

También es habitual que haya una pérdida de sensibilidad en la zona de la cicatriz. En estos casos la incidencia es residual y desaparece también de forma natural en tres o cuatro semanas, según señalan la mayoría de los especialistas. En cuanto al impacto visual o estético de la cicatriz resultante, algo sobre lo que la mayoría de los pacientes suele expresar su preocupación al acudir a las consultas previas a la cirugía, hay que destacar que esta únicamente quedará si se utiliza la técnica FUSS o de la tira (en la que se extrae una fina banda de piel del área donante), puesto que este procedimiento requiere suturar. No sucede así con la técnica FUE.

No obstante, incluso en estos casos, la marca que quedará tras la retirada de los puntos será muy pequeña, estéticamente invisible al ojo humano, siempre que el pelo que la cubra tenga como mínimo cinco milímetros. De cualquier forma, el médico podrá ofrecer determinados consejos para ayudar a que el proceso de cicatrización sea óptimo.

Limitaciones del injerto capilar

Injerto capilar 6

Como en toda operación quirúrgica existen algunas limitaciones para el trasplante de pelo y es responsabilidad del médico informar al paciente para que las conozca. Una de las principales es el tamaño del área donante, es decir, el número disponible de unidades foliculares resistentes a la DHT. Por ello, debe analizarse detenidamente cuáles serán los lugares con mayor volumen de folículos y cuántos podrán extraerse.

Otra limitación es la extensión de las áreas receptoras. Así, una vez que se conozca con exactitud las zonas localizadas de alopecia a repoblar y hasta que no se compruebe que se puede conseguir un buen resultado con una apariencia natural no se procederá a la cirugía. En los casos que no se tenga total seguridad de que se pueden lograr resultados naturales, es mejor aconsejarle al paciente otro tipo de tratamiento capilar.

Una gran limitación y que es difícil de gestionar es la existencia de una zona donante pobre. En esos casos es imprescindible hacer un uso correcto del recuento del número de unidades foliculares disponibles que se podrán extraer de la zona donante (área occipital y lateral de la cabeza) del paciente para poder calcular las expectativas de corrección y así poder planificar la estrategia más adecuada para implantar los injertos en la zona receptora.

Principales limitaciones del trasplante de pelo

Las principales limitaciones del injerto de pelo en Málaga, relativas a la zona donante, se pueden dividir en:

  • Baja densidad de cabello.
  • Calibre fino en el cabello.
  • Poca movilidad del cuero cabelludo de la zona.

Baja densidad del cabello

Es necesario graduar el nivel de densidad de pelo y el calibre o grado de miniaturización del pelo. En conclusión, la densidad variable del pelo estará determinada por las unidades foliculares que estarán compuestas por entre uno y cuatro folículos.

Para el trasplante de pelo, la zona donante deberá tener una densidad de 0,5 unidades foliculares por mm2 como mínimo para que tanto las extracciones previas y la presente resulten invisibles y evitar que quede un resultado poco natural.

Calibre fino en el cabello

El diámetro de tallo piloso es imprescindible que sea suficiente para lograr el efecto corrector que se quiere conseguir. El calibre del pelo es un factor menos relevante que el número de pelos que se van a injertar pero, no obstante, es un parámetro fundamental.

La media de calibre de pelo oscila según el tipo de cabello, entre 0,06 mm en el pelo fino caucásico, mientras que es de 0,14 mm en el pelo de personas orientales.

Poca movilidad del cabello en la zona donante

Para que una persona pueda ser candidata al trasplante de pelo y se le pueda extraer suficiente cantidad de unidades foliculares en una zona que ya se le hizo una operación capilar con la extracción de una tira es fundamental que haya suficiente movilidad en el cuero cabelludo del área donante para que se pueda extraer una nueva tira. En los casos que no se tenga suficiente laxitud para retirar una nueva tira se puede optar por hacer la extracción con la técnica Follicular Unit Extraction o FUE.

Candidato ideal a un injerto capilar

Injerto capilar 7

Una de las preguntas más comunes en las consultas de los dermatólogos es acerca de la edad máxima o mínima para someterse a un trasplante de pelo. La respuesta a esa pregunta es bastante fácil: no existen límites respecto a la edad. El único límite para ser el candidato ideal a un trasplante de pelo, es que el paciente tenga un buen estado de salud y una abundante zona donante tanto en calidad como en densidad de pelo para que puedan extraerse las unidades foliculares necesarias.

Actualmente la evolución de las técnicas y del equipo instrumental que se utiliza ha permitido solucionar problemas o situaciones que antes no podían abordarse con éxito. Hasta hace pocos años la mayoría de los injertos capilares se realizaban en pacientes que estuvieran en fases avanzadas de alopecia. Pero hoy en día se puede mezclar el pelo injertado en áreas que no son alopécicas pero que tienen una baja densidad de cabello.

Con estas nuevas técnicas se consigue un injerto de pelo que ayudan a alcanzar una mayor densidad como resultado inmediato y que logra evitar que el paciente se quede calvo al ir perdiendo su pelo no injertado en los siguientes años.

La mejor edad para el trasplante de pelo

La franja de edad apta para realizar un injerto capilar va desde los 26 hasta los 80 años pero la mayoría de los cirujanos capilares prefieren intervenir a hombres de entre 30 y 40 años por dos motivos principalmente. Primero porque a esa edad ya se puede prever la evolución futura de la alopecia o caída del cabello, y segundo porque a esa edad el paciente ya tiene muy localizadas sus áreas de alopecia, lo que ayuda a una mejor distribución de los folículos las áreas receptoras.

Si se lleva a cabo en pacientes muy jóvenes, la probabilidad de que tengan que someterse a una nueva sesión de trasplante de pelo es bastante alta, ya que continuarán perdiendo el pelo no injertado por la acción hormonal que actuará sobre ese pelo que se seguirá perdiendo en los años siguientes.

Siempre se recomienda esperar a que la alopecia se frene de forma natural por lo que los pacientes menores de 30 años no suelen ser buenos candidatos ya que su pérdida de cabello no suele estar estabilizadas. Un injerto en esa situación puede desembocar en una mala distribución del pelo trasplantado una vez que se caiga el pelo original de esa zona.

Los médicos recomiendan tratar una alopecia inestable en primer lugar con un tratamiento médico tópico con medicamentos del tipo Minoxidil o Finasteride. Y una vez estabilizada la caída del cabello se puede realizar el trasplante capilar con mayores garantías. 

En muchas ocasiones las personas muy jóvenes no suelen tener expectativas realistas de este tipo de tratamiento estético y pueden quedar insatisfechos con los resultados. 

En conclusión, pese a que técnicamente un trasplante de pelo con la técnica FUSS (tira) o FUE es técnica y teóricamente posible a cualquier edad, los cirujanos recomiendan siempre esperar un tiempo mientras que la pérdida de cabello todavía no esté estabilizada.

¿Todas las personas pueden hacerse un injerto capilar?

Debe advertirse que no todas las personas son buenas candidatas para realizarse un trasplante de pelo. Para evitar sorpresas con los resultados y posibles frustraciones, siempre se recomienda consultar en un primer momento con un dermatólogo, quien aconsejará el mejor tratamiento de acuerdo con las características y necesidades  de cada paciente.

El injerto capilar es un tratamiento quirúrgico con anestesia local, que puede implicar algunos riesgos como sangrado o una infección y en algunos pacientes puede ocurrir una mala cicatrización. Por estos posibles riesgos los médicos recomiendan que los pacientes que se sometan a esta intervención siempre deberán estar en perfecto estado de salud para reducir al máximo los riesgos y complicaciones.

Cuatro criterios que impiden que una persona sea buena candidata

Existen cuatro criterios básicos que pueden desaconsejar el injerto:

  • La edad: No son buenos candidatos al injerto los pacientes muy jóvenes menores de 25 años ya que su alopecia seguirá progresando en el futuro. Como hemos comentado realizar un trasplante demasiado pronto  puede provocar en el futuro una mala distribución del pelo ya que el cirujano nunca podrá saber exactamente la cantidad de pelo que se perderá en la zona receptora y la distribución de ese pelo que se va a caer.
  • El sexo: La calvicie o alopecia en hombres y mujeres es muy diferente. En los hombres las zonas de alopecias suelen estar mucho más localizadas (en la frente y en la parte alta de la cabeza) que en las mujeres cuya distribución es más difusa en toda la cabeza. Por ese motivo la mayoría de hombres son buenos candidatos excepto aquellos con poco pelo en las zonas donantes mientras que una gran parte de la población femenina no son buenas candidatas para este tipo de tratamiento salvo aquellas mujeres zonas alopécicas muy localizadas.
  • Por la extensión de la alopecia: Es importante que la caída del pelo se haya estabilizado, ya que a mayor estabilidad, mejor resultado. Con esta estabilidad el cirujano podrá estar más seguro de injertar el pelo en las áreas correctas.
  • Por tipo de pelo: aquellas personas con un pelo grueso y con gran cantidad de melanina tienen mayor densidad y siempre obtendrán mejor resultado tras un injerto que aquellas que tienen un pelo delgado. De igual forma, el pelo rizado ofrece una mayor apariencia de densidad que uno liso.

Hay otros factores que también influyen en el resultado final de un trasplante de pelo entre los que destacan la raza, el tipo y color de pelo, así como la elasticidad de la zona donante, porque eso ayuda a una mejor distribución de unidades foliculares en el área receptora.

¿Hay que esperar a quedarse calvo para hacerse un injerto capilar?

En la cabeza masculina existen zonas o  áreas que por naturaleza están destinadas a ser calvas, como son las entradas y la coronilla, mientras que hay otras zonas que normalmente no sufren de alopecia como son la nuca y los laterales, ya que estas últimas son áreas que están codificadas genéticamente para no caerse. Por esta causa genética y salvo se padezca algún tipo de enfermedad, el pelo de la cabeza nunca se caerá totalmente,  las personas nunca llegan a ser calvas del todo porque siempre mantendrán alguna zona con más o menos pelo.

El cabello humano crece en áreas específicas de nuestra cabeza durante toda la vida con un crecimiento aproximado de 1 centímetro por mes en un fenómeno cíclico, intercalado con la caída del pelo para volver a crecer.

Las fases de producción, crecimiento y desarrollo de los pelos están perfectamente definidas: 

  • Anágena o fase de crecimiento 
  • Catágena o fase de transición 
  • Telógena o fase de reposo. 

En el cuero cabelludo los folículos pilosos y sus pelos siempre están en alguna de esas fases incluso si están situados juntos. Cada uno lleva su propio ritmo de desarrollo. La duración de cada fase es variable, ya que dependerán de la edad del paciente y la ubicación de los cabellos pero la media es de entre 2 y 6 años de crecimiento, unos 20 de transición  y unos 3 ó  4 meses de reposo. 

El cuero cabelludo suele tener una media de 100.000 cabellos de los que casi un noventa por ciento se encuentran en la fase anágena, un uno por ciento en la fase catágena y un nuevo por ciento en la fase telógena. Cuando se encuentran en la fase telógena ya no crecen más y son empujados hacia afuera por un nuevo cabello que nace en el folículo piloso. 

Patrón de calvicie por sexo

  1. El patrón de calvicie en el hombre: Al hablar del patrón de calvicie en los hombres o de calvicie clásica masculina, se puede decir que ésta generalmente comienza a nivel de la línea de la frente acompañada por una disminución de la densidad en la parte alta de la cabeza que continúa de por vida y no se detiene.
  2. El patrón de calvicie en la mujer: Sin embargo, el patrón de calvicie en la mujer o de calvicie clásica femenina, consiste en una disminución del cabello en el centro del cuero cabelludo conservando la línea de pelo de la frente. No pierde pelo en la entradas o en la coronilla sino en toda la cabeza y  por eso en la mayoría de los casos no se les pueden hacer un injerto capilar porque ya que sus áreas con alopecia no están bien localizadas.

Por desgracia en muchas ocasiones las personas con alopecia recurren a distintos  tratamientos con productos que no tienen eficacia demostrada por lo que es muy importante que la persona no se automedique sin consultar antes con un dermatólogo, ya que en vez de solucionar el problema lo puede agravar.

¿Qué factores determinan que una persona pueda someterse a un injerto de pelo?

Existen  varios factores entre los que destacan:

  • La caída del pelo tiene que haberse estabilizado.
  • Es importante conocer la causa de la calvicie para intentar detener la pérdida de pelo antes de someter al paciente a un implante (estrés, mala alimentación, etc.). El injerto capilar es la última opción para solucionar dicho problema.
  • Es necesario determinar la densidad y el número de unidades foliculares disponibles en la zona donante para verificar que existan suficientes unidades foliculares para cubrir la zona con alopecia.
  • Las características del cuero cabelludo y la calidad del pelo donante deben ser óptimas para asegurar un buen resultado final.

Riesgos del injerto de pelo

Injerto capilar 8

El injerto capilar es una operación quirúrgica poco invasiva, indolora, de carácter ambulatorio con muy escasos riesgos derivados de la intervención quirúrgica ya que en el micro injerto de pelo se trabaja en zonas del cuerpo donde no hay estructuras anatómicas importantes. Aunque se trabaja en zonas de la cabeza no se llegan a tocar o modificar ninguna zona del cerebro ya que sólo se actúa a nivel de piel o epidermis, lo que minimiza cualquier tipo de riesgo o lesión de importancia.

Además, cualquier paciente que desee someterse a un injerto de pelo, para ser un buen candidato, debe estar totalmente sano y el cirujano capilar siempre comprobará su estado para que la cirugía sea totalmente segura.

¿Es seguro el injerto capilar?

Sin embargo, es importante hablar sobre los escasos riesgos de la intervención de trasplante de pelo ya que cualquier tratamiento quirúrgico tiene cierto grado de complicaciones y es importante que toda persona interesada comprenda los riesgos asociados.

La decisión final de someterse a un injerto capilar debe basarse siempre en la comparación de las posibles complicaciones y del futuro beneficio. En este caso, debemos distinguir entre las complicaciones que pueden darse en cualquier procedimiento quirúrgico y los riesgos propios y específicos del injerto capilar.

Riesgos de cualquier procedimiento quirúrgico

Los riesgos generales que pueden darse en cualquier procedimiento quirúrgico son:

Sangrado

Aunque es bastante infrecuente, en algunos casos aparecen episodios de hemorragia durante o después de la operación. En el caso de que se produzca una hemorragia postoperatoria, existe la posibilidad de necesitar un tratamiento de urgencia para extraer la sangre acumulada, ya que los acúmulos de sangre bajo la piel pueden provocar que el periodo de cicatrización se alargue. Para reducir este riesgo es importante que el paciente siga las recomendaciones básicas y las instrucciones que le dé el cirujano capilar, como evitar tomar aspirina o antiinflamatorios durante al menos 15 días antes de la operación, ya que estos medicamentos aumentan el riesgo de problemas de sangrado.

Infección

Como en toda cirugía en la que la piel es intervenida hay riesgo de infección. Lo importante es que este tipo de infección puede ser controlada y tratada fácilmente con la limpieza adecuada y con los antibióticos que son prescritos por el médico.

Efectos secundarios de la anestesia

Todo tipo de anestesia implica un riesgo. Como las dosis utilizadas no son muy abundantes los riesgos suelen limitarse a sufrir efectos secundarios como vómitos, mareos, dolor de cabeza, depresión, etc. En el injerto de pelo se utiliza siempre anestesia local.

Riesgos específicos de la intervención de injerto de pelo

Cicatrización

Cuando se emplea el implante capilar o injerto capilar con método de la tira (Strip), existe la posibilidad de sufrir la deformación de las cicatrices que aparecen en la zona tratada. Estas deformaciones o cicatrices anormales podrán corregirse con una nueva cirugía o con la ayuda del método FUE mediante la colocación de injertos de pelo en la cicatriz para conseguir ocultarla.  La aparición de cicatrices deformantes tiene una frecuencia mínima, sobre todo, si se emplea la técnica quirúrgica adecuada y la realiza un buen cirujano.

En otros casos la cicatriz no llega a deformarse pero si puede resultar poco estética o de diferente color al de la piel que la rodea. Para evitar una mayor visibilidad de la cicatriz es necesario protegerla del sol durante los primeros meses después de la intervención y sobre todo, durante los primeros 15 días. La exposición al sol puede provocar una mayor pigmentación de la cicatriz con lo que resultará mucho más visible.  Debe destacarse en todo caso que los fumadores siempre tienen un mayor riesgo de complicaciones en el proceso de cicatrización ya que el tabaco retrasa dicho proceso. 

Hinchazón y heridas

Algunos pacientes que se han sometido a un trasplante de cabello con la técnica de la tira o strip pueden llegar a padecer cierta hinchazón en la frente y en los párpados aunque siempre de forma temporal. Esta complicación afecta a los pacientes que duermen boca abajo los primeros días después de la operación, por lo que se recomienda dormir semi sentado los primeros días para evitar esta complicación.

Cambios sensoriales

Cuando extrae una tira de piel, el cirujano al mismo tiempo corta fibras nerviosas invisibles en la grasa de la hipodermis y estos cortes pueden provocar en el paciente que durante varios meses siente cierta tirantez en el área detrás de la cabeza desde la que se ha extraído la piel. Afortunadamente la normalidad vuelve gradualmente durante el proceso natural de curación. Las zonas injertadas o receptoras también pueden verse afectadas de cierta pérdida de sensibilidad con carácter transitorio.

Con la técnica FUE, sin embargo, estos cambios sensoriales no se dan.

Lesión nerviosa

Además de los cambios sensoriales temporales antes descritos, algunos nervios sensitivos pueden resultar dañados durante la cirugía de implante capilar. Las lesiones de los nervios pueden provocar pérdida temporal o permanente de sensibilidad tanto en el área donante como del área receptora de pelo. Pero lo más frecuente es que estas lesiones mejoren con el tiempo y resulta extremadamente rara la pérdida de sensibilidad permanente.

Asimetría

El rostro humano suele ser asimétrico salvo casos excepcionales, sin embargo tras esta intervención puede verse afectado con una pequeña variación entre un lado y otro una vez que se pueden visualizar los resultados definitivos del trasplante capilar.

Dolor crónico

En la zona tratada puede asentarse un dolor crónico pero es una complicación es muy poco frecuente, por lo que cualquier paciente que se encuentre en esa situación deberá informar inmediatamente a su médico.

Foliculitis

Cuando el cabello injertado comienza su crecimiento aproximadamente a los tres meses desde la operación pueden presentarse puntos de foliculitis o inflamación debida a la rotura de la piel por el pelo que está creciendo. Es imprescindible cumplir con la pauta de controles médicos durante el periodo de recuperación para controlar las posibles foliculitis. 

Reacciones alérgicas

En casos bastante infrecuentes se han descrito alergias locales al esparadrapo, material de sutura o preparados tópicos. Para evitar dicha complicación el paciente deberá comunicar al médico todo tipo de alergias que padezca.  Por otra parte, pueden ocurrir reacciones sistémicas, que son más graves, a la medicación utilizada durante la intervención o durante la recuperación.  Las reacciones alérgicas pueden requerir tratamiento adicional. Para evitar estas reacciones alérgicas el cirujano antes de someter al paciente al tratamiento siempre le realizará una serie de analíticas para descartar todo tipo de complicaciones.

Pérdida de pelo

También puede producirse una pérdida del pelo alrededor del área donante y en la zona receptora del cabello pasados unos días de la intervención. Dicha pérdida casi siempre es transitoria, el pelo se recupera al cabo de unos tres meses y sigue creciendo con sus ciclos normales de crecimiento y caída. La aparición de esta situación no es predecible por el cirujano y es muy poco frecuente pero puede provocarle cierta ansiedad al paciente. Si aparece esta situación es recomendable llevar gorra o sombrero hasta que el pelo crezca de nuevo. 

El injerto capilar en mujeres

Injerto capilar 9

El cabello siempre se ha considerado como un símbolo de feminidad. Una parte del cuerpo en cuyo cuidado las mujeres suelen emplear gran parte de su tiempo, esfuerzo y recursos, todo para lucir un pelo con buena densidad y brillo, ajustado a los estándares de belleza proclamados por las sociedades actuales. Aunque hay muchos métodos para lograr esto, el injerto capilar en mujeres es uno de los tratamientos que mejor puede ayudar a quienes encuentran problemas para conservar un cabello sano.

Si para el género masculino la alopecia es un mal compañero de viaje con el que nadie quiere cruzarse, cuando una mujer es atacada por este problema, los efectos psicológicos y de autoestima son todavía mayores. En este escenario, sorprende que pocas afectadas conozcan la posibilidad de recurrir a un implante capilar en mujeres y, en cambio, busquen fortalecer su cabello, mejorar su densidad capilar y frenar la caída de su cabello en productos capilares como champús, lociones o complementos vitamínicos.

Tal vez, tradicionalmente la técnica de injerto de pelo se haya asociado más a los varones, pero es importante subrayar que el implante capilar en mujeres es una realidad que puede ayudar a atenuar, cuando no solucionar, la alopecia femenina.

¿Cómo es el injerto capilar en mujeres?

Todas las mujeres afectadas por un problema de alopecia femenina deben saber que el injerto de pelo no es una técnica exclusiva para tratar la calvicie en los hombres, sino que también se trata de un procedimiento quirúrgico aplicable a mujeres.

Afortunadamente, cada vez son más las que deciden dar un paso al frente y consultar a un cirujano capilar sobre la mejor forma de recuperar su cabello, accediendo así al injerto capilar en mujeres.

Es importante dar este paso cuanto antes, ya que el trasplante capilar en mujeres es más eficaz cuando el origen de la caída del pelo es la alopecia androgénica femenina y en una fase no muy avanzada.

Lo recomendable para establecer el mejor criterio terapéutico es acudir a un buen cirujano capilar que estudie el caso, la afectación de la alopecia y el grado de evolución de la misma. Será este especialista quien valore la posibilidad de iniciar un tratamiento dentro de las diferentes opciones que la Medicina ofrece, entre ellas el injerto capilar en mujeres.

Candidatas potenciales al trasplante de pelo

No obstante, es necesario hacer una serie de aclaraciones en cuanto a las candidatas idóneas para esta técnica. En primer lugar, hay que decir que mientras que la mayoría de los hombres son aptos para un injerto capilar, salvo en casos muy avanzados, en el caso de las mujeres no todas son buenas candidatas.

La razón es que en los varones las áreas de calvicie están más localizadas en zonas específicas (entradas, coronilla…), mientras que ellas suelen perder cabello por toda la cabeza.

En los hombres, la dihidrotestosterona (DHT) no afecta a las partes posterior y lateral de la cabeza, donde los folículos permanecen sanos, pudiendo ser utilizados para el trasplante capilar; por contra, en ellas el desequilibrio repercute en todos los cabellos por igual, de manera que se corre el riesgo de que las áreas escogidas como partes donantes para el injerto de pelo en mujeres estén también afectadas y no se tenga la seguridad de que se dispone de las unidades foliculares necesarias.

¿Soy buena candidata?

Hay estudios que cifran entre el 3% y 5% la proporción que pueden beneficiarse de alguna de estas técnicas de trasplante capilar en mujeres, obteniendo resultados óptimos. Entre quienes podrían ser buenas candidatas, están las siguientes:

  • Las mujeres con pérdida de cabello debido a la alopecia por tracción.
  • Las que tienen cicatrices fruto de operaciones quirúrgicas.
  • Cuando el patrón de caída es masculino, es decir, el cabello se cae en zonas localizadas y no de manera difusa; o cuando la línea frontal tiene una recesión hacia atrás similar al caso de los hombres.
  • En los casos en que la caída del pelo en la mujer se deba a quemaduras, accidentes, traumas, etc.

La alopecia femenina

En la actualidad se estima que la alopecia afecta, aproximadamente, al 30% de las mujeres que, en muchos casos, acarrea episodios depresivos. Lo que sucede es la alopecia femenina es todavía un tema tabú entre la población, por lo que muchas de las que sufren un problema de caída del cabello rehuyen el asunto.

En lugar de acudir a un especialista para valorar hacerse un implante capilar en mujeres, como sí hacen los varones, ellas se esconden y tratan de disimularlo su problema. Esto es un error, ya que la alopecia androgénica femenina tiene que ser tratada preferiblemente en una fase inicial.

Causas de la caída del pelo en la mujer

En cuanto a las causas de la caída del cabello en mujeres, al igual que sucede en los hombres, son muchas y variadas. Desde factores externos como los cambios estacionales, al estrés o una dieta inadecuada, hasta otros como el envejecimiento o la genética.

Así, los cambios en los niveles de andrógenos (hormonas masculinas) son una de las principales causas de la alopecia femenina. Esto se puede producir durante el embarazo, la lactancia o, con mayor frecuencia, cuando se llega a la menopausia. Es en estas etapas cuando se produce una mayor caída del pelo en la mujer.

Esta alopecia androgénica femenina se traduce en una menor densidad del cabello en las parte superior de la cabeza, que contrasta con una mayor cantidad de pelo en las zonas lateral y posterior. Aquí, los folículos pilosebáceos inician un proceso de miniaturización, con una evolución lenta que hace adelgazar el cabello dejando claros en el área afectada.

Patrón de caída del cabello en mujeres

La alopecia femenina tiene su propio patrón. Así, la caída del cabello en mujeres se desarrolla de manera más difusa y con una evolución más lenta que la calvicie masculina, y sin que aparezcan las llamadas ‘entradas’. Las molestias están más relacionadas con la pérdida de volumen y densidad, mostrando un aspecto de melena débil y dañada.

Por otro lado, existe la alopecia carencial, que se entiende por el aclaramiento difuso del pelo en todo el cuero cabelludo. Dicho esto, es importante precisar que el injerto capilar en la mujer será más eficaz siempre y cuando la caída sea de origen androgenético y en una fase no muy avanzada.

La técnica FUE para el implante capilar en mujeres

La técnica Follicular Unit Extraction (FUE) o método de extracción individual de folículos consiste en obtener directamente del cuero cabelludo mediante una pequeña incisión circular, las unidades capilares, una a una, para después procesarlas bajo un microscopio y colocarlas en la zona calva a cubrir.

En este caso, al no ser necesario suturar, no quedará cicatriz ninguna. Pero hay que aclarar que uno de los inconvenientes de usar esta técnica en el implante capilar en mujeres es que será preciso el rasurado del cabello de la cabeza, al menos de la zona donante, ya que así se podrán obtener de manera idónea los injertos. 

Esto último es fundamental tenerlo en cuenta, ya que muchas mujeres son reticentes al rasurado por el cambio radical de imagen que supone a medio plazo. Como alternativa, aunque con limitaciones, se pueden dejar pequeñas cortinillas de pelo para disimular las zonas rasuradas.

No obstante, cabe precisar que en estos casos la zona donante será más limitada y por tanto, las receptoras tienen que ser, por fuerza, también más pequeñas.

¿Se cae el cabello injertado después del injerto?

Injerto capilar 10

El injerto de pelo es una redistribución de forma sistemática y artística de numerosos folículos pilosos que se lleva a cabo mediante la colocación de micro injertos de unidades foliculares formadas por grupos de 1,2,3, y en algunos casos, 4 folículos pilosos. Estos injertos se consiguen de la parte lateral de la cabeza (zona temporal) y de la parte posterior (zona occipital)  a las que se las conoce como zonas donantes (aunque pueden extraerse de otras partes del cuerpo). Los folículos extraídos se preparan cuidadosamente con la ayuda de un microscopio de alta resolución y después son introducidos o injertados en las zonas con calvas o con poco pelo, que son conocidas como zonas receptoras.

Como el pelo trasplantado proviene del área donante occipital (zona posterior de la cabeza), el pelo injertado está genéticamente programado para mantenerse y para crecer durante toda la vida de la persona. Esto se consigue porque poseen unos receptores hormonales que no resultan afectados por la hiperactividad enzimática. Al reubicarse en las zonas receptoras, este pelo retendrá su información genética original y continuará desarrollando regularmente sus ciclos capilares y creciendo igual que cuando estaba en la zona donante.

¿El pelo trasplantado es permanente o se caerá al pasar el tiempo?

Ampliando el apartado anterior, como el pelo trasplantado proviene de zonas que no están dominadas por la acción de la hormona causante de la pérdida de pelo conocida como DHT, sino de la zona donante occipital donde genéticamente  está programada para no desaparecer, el pelo trasplantado es permanente y, por tanto, en circunstancias normales el pelo injertado no se cae.

Sin embargo, es importante dejar claro que a pesar que el pelo trasplantado es un cabello definitivo, al igual que los cabellos no trasplantados del resto del cuero cabelludo, se irán perdiendo progresivamente con el paso de los años a medida que la persona envejece.  En el proceso de envejecimiento algunos cabellos trasplantados se verán afectados por este proceso natural de la edad y terminarán por caerse.  

Sólo un pequeño porcentaje de los cabellos implantados se irán perdiendo pero no porque el trasplante o el injerto no haya resultado satisfactorio sino por el envejecimiento del paciente. Este proceso es completamente normal en la mayoría de las personas ya que desafortunadamente es un efecto del paso de los años. No obstante, la caída no provocará que se vuelva a la situación anterior de las áreas receptoras del paciente.  El paciente no se quedará calvo de nuevo sino que perderá algo de volumen en su pelo pero nada significativo e incluso en muchos casos puede que no sea visible al ojo humano por lo que no debe preocuparse por esta caída.

El paciente debe ser consciente de que la caída de cabello producida por la alopecia no tiene relación alguna con el efluvio del pelo que se produce después de un trasplante capilar o injerto de pelo. El efluvio en el pelo trasplantado es la caída que se genera en las primeras semanas después del trasplante o injerto motivado por el trauma quirúrgico al que ha sometido a esa zona durante todo el proceso como es la extracción, la preparación y el posterior injerto. 

Una vez implantado el pelo, tendrá una caída normal para después entrar en su fase de reposo y tras ella iniciar una nueva fase de restauración o de crecimiento durante el tercer mes después del trasplante. A partir de ese momento, el cabello implantado seguirá desarrollando sus ciclos capilares regularmente sin ningún problema.

El pelo injertado continúa creciendo toda la vida

El pelo injertado seguirá creciendo a lo largo de toda la vida, porque se extraen de la zona donante en la parte posterior de la cabeza (occipital) que es una zona en la que los pelos están genéticamente programados para permanecer toda la vida, sin verse afectados por los cambios hormonales. Sólo el proceso natural de envejecimiento puede provocar la caída del pelo trasplantado.

¿Qué porcentaje de unidades trasplantadas sobreviven?

Prácticamente todas, casi el cien por cien, siempre y cuando el tratamiento haya sido realizado por un cirujano capilar y un equipo de médicos especializados en esta técnica quirúrgica y que cuenten con la experiencia suficiente.

Cuando la intervención ha sido practicada por un buen cirujano, la supervivencia de las microunidades foliculares llega aproximadamente al 100 por cien. Se debe insistir en que el pelo que se cae después de recibir el tratamiento es debido a la caída post-quirúrgica, que es un proceso normal motivado el trauma que ha sufrido el cuero cabelludo al donar y recibir el implante.

¿Existe posibilidad de rechazo?

No existe esta posibilidad de rechazo del pelo injertado. Debido a que es un trasplante del mismo paciente, un autotrasplante o auto injerto está totalmente descartado el rechazo. 

El injerto capilar siempre es un autotrasplante mediante una intervención quirúrgica en la que el donante y el receptor son la misma persona, por lo que el injerto de cabello se extrae y se coloca en el mismo individuo eliminando así el riesgo de rechazo.

¿Se puede injertar en la cabeza pelo de otras partes del cuerpo que no sea del cuero cabelludo?

Esta opción existe técnicamente y puede ejecutarse pero no es la mejor alternativa. El uso de vello corporal tiene un ciclo de crecimiento distinto y la calidad del pelo es diferente lo que podría afectar al resultado estético y al aspecto natural tras finalizar el tratamiento del trasplante. 

Sí después de leer estas cuestiones, todavía tiene algunas dudas con respecto a la pérdida de unidades trasplantadas o de las que sobreviven tras del implante capilar, le invitamos a que nos consulte, y le ampliaremos dicha información y le resolveremos  todas las interrogantes que se le puedan plantear. 

Unidades foliculares necesarias para un trasplante capilar

Injerto capilar 11

Para poder hacer un cálculo aproximado de la cantidad de unidades foliculares que se necesitan para un injerto de pelo injerto de pelo se deben analizar diversos factores, como son el área que se necesitará cubrir, el grosor del pelo, el tipo de cabello, su textura, su color y la densidad que tienen actualmente las áreas donantes para conseguir un resultado lo más natural posible.

Pero para saber exactamente cuántas unidades foliculares se necesitan, se puede responder a esa pregunta de una manera aproximada con la cifra de unas 50 unidades foliculares por cada centímetro cuadrado de la zona receptora que se desea cubrir.  Esta cifra siempre estará condicionada por los factores mencionados anteriormente (textura, densidad y color) de acuerdo con las características individuales de cada paciente.

Zonas a cubrir

Lógicamente en las grandes alopecias la disponibilidad de folículos procedentes de las áreas donantes se reduce mucho y al mismo tiempo la zona que se desea cubrir es más amplia, por lo que llegará un momento en el que no se podrán cubrir todas las zonas deseadas. En estos casos se debe optar por un resultado realista de la intervención con la colaboración del cirujano capilar quien recomendará las áreas que se deben cubrir con carácter prioritario y con qué densidad en función del número de folículos disponibles. Normalmente en las áreas más visibles se suelen realizar un mayor número de implantes.

Es importante dejar claro que con una alopecia importante que alcance a toda la parte superior de la cabeza (cuando la frente se une con la coronilla) no será posible hacer una repoblación completa de las áreas a corregir. Esta estimación deberá realizarla el médico cirujano encargado de realizar el trasplante.

El cálculo aproximado de los folículos necesarios  para el implante de cabello se realiza en función del área que se desea repoblar:

  • Entradas pequeñas: 1.000 Unidades Foliculares (UF)
  • Entradas grandes: 1.500 U.F.
  • Zona frontal: 2.000 U. F.
  • Zona media pequeña: 1.500 U.F.
  • Zona media grande: 2.000 U.F.
  • Coronilla pequeña: 1.000 U.F.
  • Coronilla grande: 2.000 U.F.

Densidad del pelo

Otro factor a tener en cuenta es la densidad capilar que se pretende. Una densidad de 20 folículos por centímetro cuadrado podría ser aceptable en algunas ocasiones, mientras que si queremos dar la sensación de un área muy poblada, se tendrá que llegar a las 40 ó 45 unidades foliculares por centímetro cuadrado. Lógicamente, este hecho también condiciona la cantidad de folículos de los que necesitaremos disponer para realizar el injerto de pelo. Su cirujano capilar será el más indicado para aconsejarle sobre la mejor solución en su caso en concreto.

¿Cuántas unidades foliculares necesito para el injerto de pelo si soy mujer?

El patrón de alopecia femenina es diferente al patrón de alopecia masculino ya que en las mujeres se suele produce un aclaramiento general en el área parietal y en la coronilla mientras que se conserva la línea pilosa frontal. Los cabellos suelen disminuir su diámetro dejando entrever el cuero cabelludo (rarefacción) pero sin llegar a la caída total y completa del cabello. 

La estimación que puede hacerse de los folículos pilosos requeridos para el implante de cabello en las mujeres dependerá del grado de alopecia y como aproximación puede hacerse el siguiente cálculo:

  • una alopecia Tipo I  necesitará de unas  2.000 unidades foliculares y
  • una alopecia de Tipo II necesitará de unas 3.500 unidades foliculares.

Sin embargo, para calcular la cantidad exacta de cabello que se necesitará en cada caso se deben tener en cuenta varios aspectos:

  • Grado de caída del cabello 
  • Densidad de la zona donante.
  • Edad.
  • Contraste entre el color del cabello y la piel.
  • Número de cabellos por unidad folicular.
  • Las expectativas de la paciente
  • Calcular cuánto cabello se perderá en el futuro.

Dependiendo de todos estos factores el cirujano podrá calcular la cantidad aproximada de unidades foliculares necesarias, así como decidir si se puede realizar en una sola intervención o por el contrario son necesarias varias sesiones consecutivas para completar el injerto capilar. El resultado final de un trasplante capilar femenino siempre estará condicionado tanto por el área a cubrir o trasplantar y  por número de unidades foliculares que se puedan llegar a utilizar.

¿Cuándo y cómo crece el cabello injertado?

Injerto capilar 12

Existe una serie de cuestiones de gran importancia para las personas que tienen decidido someterse a un injerto capilar entre las que destaca el crecimiento del pelo injertado. El cabello trasplantado lleva consigo toda la información genética de la zona de donde fue extraído (área lateral de la cabeza principalmente, aunque puede extraerse de otras zonas) y conserva esa información que permite al cabello durar toda la vida, mantener la misma textura y el patrón de crecimiento.

Por tanto los expertos afirman con toda seguridad, que sí tiene las mismas características de un pelo normal y tiene como principal ventaja que no se verá afectado por la alopecia androgénica que el paciente ha sufrido en el área receptora. Las principales cuestiones relativas a las características del cabello trasplantado y a cuándo crece el pelo injertado son las siguientes:

¿El folículo o pelo injertado tiene mismo crecimiento y características de un pelo normal?

Tras la intervención se produce un proceso natural de caída del pelo también denominado efluvio del pelo, que suele producirse en las primeras semanas tras el trasplante. El efluvio del pelo trasplantado supone la caída de las unidades foliculares en las primeras semanas después del trasplante de pelo como una consecuencia del trauma quirúrgico al que han sido sometidas durante todo el proceso con su extracción y posterior injerto.

A partir del tercer mes del injerto, el pelo que se haya caído entra en fase de reposo y comienza una nueva fase anágena o de crecimiento. A partir de esa fecha el cabello injertado sigue desarrollando sus ciclos capilares con total normalidad.

El plazo medio para que los injertos implantados en los pacientes comiencen a crecer suele ser de tres o cuatro meses desde la intervención. Su crecimiento más importante se consigue a partir del sexto mes y los resultados definitivos pueden visualizarse al año de la cirugía. El resultado definitivo por tanto requiere de este plazo debido al periodo natural del crecimiento del cabello. Una vez llegado ese momento, el pelo injertado seguirá creciendo de por vida y sólo se caerá de manera normal, con el ciclo natural del cabello de cada persona.

Cuando se utiliza la técnica FUSS, antes de abandonar la clínica el cirujano le recomendará al paciente una serie de cuidados, como que utilice una protección de la zona injertada que puede ser una gorra o un vendaje según cada caso. Cuando se utiliza la técnica FUE no es necesaria esa protección y pueden llevarse descubiertos.

Toda la piel del cuero cabelludo es una zona muy vascularizada, ya que consta de numerosas venas que riegan la zona. Gracias a eso, la piel comienza inmediatamente a alimentar al folículo logrando así una rápida adaptación y curación. Desde el mismo momento de su injerto comienzan a trabajar en la adaptación del folículo a su nueva ubicación. A medida que van pasando las horas tras el injerto capilar se va formando una costra en el exterior del cuero cabelludo que suele caerse en una semana.

Es absolutamente normal que el pelo injertado se caiga en un primer momento como consecuencia del proceso de extracción y posterior implante. Y también pueden caerse muchos pelos que están situados a su alrededor. Pero a continuación, y pasados unos tres meses, todos los pelos caídos volverán a crecer con toda normalidad. El crecimiento del nuevo pelo suele ser de un centímetro al mes por lo que pasados unos 10 ó 12 meses desde el injerto se pueden comprobar los resultados definitivos de la intervención.

El pelo injertado crecerá para siempre sin ningún tipo de tratamiento adicional y no necesitará de cuidados especiales una vez pasado el periodo de recuperación. Se pueden utilizar todos los productos normales de la higiene capilar: champú, jabón, colonia, cremas hidratantes, etc.

Se terminará la preocupación de peinarse y ver los pelos en el cepillo, o al ducharse y verlos en la ducha o en la toalla. Ya nunca volverá a aparecer la calvicie o alopecia en la frente o en la coronilla.

El pelo injertado, ¿es permanente o puede caerse en el tiempo?

El cabello trasplantado proviene de áreas que no están sujetas a la acción de la DHT o Dihidrotestosterona que es la hormona responsable de la caída del pelo, por lo que tendrá una vida mucho más larga, casi permanente. No obstante, se cae y vuelve a nacer siguiendo las fases del ciclo folicular de cada pelo. Los injertos capilares vienen de las zonas occipital y lateral, lugares donde están genéticamente codificados para permanecer en la cabeza del paciente de por vida.

El injerto o trasplante de pelo consigue una redistribución de los folículos pilosos mediante la introducción de pequeños injertos de las unidades foliculares necesarias, que están formadas por entre uno y cuatro cabellos creados de forma natural. Los injertos capilares se consiguen del área posterior y/o lateral de la cabeza, a las que se les llama zonas donantes y después de prepararlos en el quirófano minuciosamente son colocados en las zonas alopécicas o calvas a las cuales se les nombran zonas receptoras.

Al obtenerse dichos injertos de las áreas donantes de la cabeza, se encuentran genéticamente programados para crecer durante toda la vida ya que tienen unos receptores hormonales que no son modificados por la hiperactividad enzimática. Por este motivo una vez injertados en las áreas receptoras, los cabellos injertados no se caen y siguen desarrollando normalmente sus ciclos capilares y con un aspecto totalmente natural.

Los expertos consideran que el pelo trasplantado es un pelo definitivo, de por vida. Sin embargo, también es cierto que al igual que los cabellos no trasplantados del resto de la cabeza siguen el ciclo normal del envejecimiento de la persona por lo que algunos pelos se pueden ir perdiendo con el paso de los años aunque el paciente en ningún caso llegará a tener el grado de calvicie que tuvo antes del injerto. Sólo un pequeño porcentaje de los cabellos trasplantados se perderán por el envejecimiento, pero la dinámica de caída es totalmente razonable.

Información general sobre el cabello

La función más destacable del cabello, hoy en día, es su papel estético y de imagen personal en las relaciones sociales. Un pelo bonito, bien peinado y arreglado es un activo importante en la vida personal del ser humano y en su vida laboral ya que eleva su autoestima contribuyendo a que la persona se sienta bien con ella misma. En la actualidad han perdido importancia las funciones que realiza el pelo en la protección del cuero cabelludo contra el daño físico, la pérdida de calor en invierno y las consecuencias de la radiación solar en verano ya que existen otros medios para llevar a cabo esas funciones ( gorras, cremas solares, etc).

Se estima que e el cuerpo humano puede llegar a tener varios millones de folículos pilosos de los que entre 90.000 y 150.000 son los situados en el cuero cabelludo siempre que no existan problemas de caída de cabello. El número de folículos pilosos del cuero cabelludo está asociado con el tipo y el color del cabello de tal manera que el mayor número de folículos pilosos se encuentran en los pelos de color rubios, un poco menos en las morenas, mientras que los que tienen un menor número de folículos pilosos son las personas con el pelo pelirrojo.

El ciclo o fases de crecimiento del pelo

El crecimiento del cabello tiene un patrón definido y de carácter cíclico con una media de medio centímetro cada mes. El pelo tiene sus propias fases de crecimiento que son las siguientes:

  • Anágena o fase de crecimiento que dura de dos a ocho años.
  • Catágena o fase degeneración o transitoria, la cual dura de dos a cuatro semanas.
  • Telógena o fase de reposo que dura de dos a cuatro meses.

Durante la fase catágena el folículo se encuentra muy degradado, mientras que en la telógena el folículo descansa antes de volver al comienzo de una fase anágena con el crecimiento de un nuevo pelo que avanza progresivamente empujando al eje del pelo anterior que ya ha muerto. Todos los días se produce este ciclo en una persona puesto que cada folículo tiene su propio ciclo que no tiene por qué coincidir con los demás pelos.

Como mínimo entre cincuenta y cien cabellos se caen cada día como consecuencia de su propio ciclo de crecimiento. Una cifra cercana al diez por ciento del total de los folículos pilosos se encuentra al mismo tiempo en la fase telógena, siempre y cuando el cuero cabelludo esté sano y no se vea afectado por circunstancias que puedan provocar la caída del pelo.

¿Cuáles son los factores claves en el crecimiento del cabello?

Existen diversos factores que inciden directamente en el crecimiento y en la posible caída del pelo de una persona. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

  • Las hormonas: este es uno de los factores más importantes en el crecimiento del cabello y en la pérdida del mismo. Las hormonas andrógenas son factores muy relevantes de control en el crecimiento del cabello. La testosterona, la hormona andrógena y su metabolito la DHT (dihidrotestosterona) son factores claves en el control de la caída del cabello.
  • La testosterona: Es un factor clave en el crecimiento de la barba, el vello axilar y público.
  • Presencia de DHT: Numerosos estudios relacionan la caída del pelo con la presencia de DHT en la tanto en la caída de cabello masculino como el femenino.
  • Genes: Los genes son otro aspecto relevante en la pérdida de cabello en el patrón clásico masculino en la llamada alopecia androgenética (AGA). La alopecia es el término médico para referirse a la pérdida del cabello y la llamada alopecia androgenética (AGA) es aquella que se presenta con mayor frecuencia en grupos familiares. Es una enfermedad hereditaria relacionada con uno o varios genes. Cuando se desarrolla la AGA suelen estar involucrados la testosterona, el DHT metabolito y diversos factores genéticos. 

Estos genes heredados provoca la pérdida de unidades foliculares ya que los hace extremadamente sensibles a la DHT, y esa excesiva sensibilidad provoca que los folículos pilosos dejen de producir cabello o producen únicamente en miniatura una “pelusa” o pelo demasiado fino.

La cantidad de DHT del paciente no necesariamente tiene que ser mayor que lo normal para que la AGA se desarrolle sino que es la presencia del gen la que acelera este proceso de caída capilar. Tener un padre o un tío con AGA aumenta las probabilidades de padecer alopecia aunque no llegue a ocurrir en todos los casos.

Top